Arquitectura y resiliencia
Arquitectura y resiliencia

 En el post de hoy abordaremos un tema tan actual como cotidiano: La resiliencia urbana o de las ciudades. En urbanismo, la resiliencia es la capacidad de la urbe para resistir una amenaza, o, por el contrario, absorber, amoldarse y recobrarse de los efectos de esta amenaza de forma oportuna y eficaz. Este proceso incluye la preservación y restauración de sus estructuras y funciones básicas.

Si echamos la vista atrás,  la resiliencia urbana no es nada nueva, las sociedades han evolucionado, adoptando elementos de resistencia, creando, reinventándose y adaptándose para poder sobrevivir a los periodos de crisis. Se trata de ciudades que logran superar desastres. Actualmente son varias crisis las que amenazan a la sociedad mundial (ecológica, ambiental, energética, económica…) que de algún modo, tarde o temprano se manifestarán de forma visible en nuestro entorno.

Una de las cuestionas más relevantes, sobre todo en el entorno de la arquitectura, es saber cómo desarrollar ciudades más resilientes. Apoyándose en sus propias infraestructuras, la ciudad resiliente debe absorber todo tipo de impactos y es aquí cuando entra en juego el papel del arquitecto, muy importante a la hora de planificar una ciudad. Los modelos sociales y ambientales de desarrollo, así como el urbanismo incoherente pueden aumentar la exposición y la vulnerabilidad de una ciudad o un área local determinada y, de este modo, se pueden aumentar las probabilidades de desastre.

Pero, ¿cómo lograr ciudades resilientes? En este sentido, las Naciones Unidades han publicado un informe para la reducción de riesgos de desastres denominado “Cómo desarrollar ciudades más resilientes”, donde nos proponen, en este enlace http://www.eird.org/camp-10- 15/10-esenciales.html, los diez aspectos o pilares que deberían cumplir las ciudades para absorber estos impactos.

Compartir:

¡Deja tu comentario!